Cuento: La princesa que se convirtió en reina a los dieciséis años

Cuento: La princesa que se convirtió en reina a los dieciséis años 1

La princesa que se convirtió en reina a los dieciséis años

En el reino de Arendalia, escondido entre bosques susurrantes y montañas ancestrales, vivía una princesa de ojos tan azules como el cielo en los días más claros de primavera.

Su nombre era Elara, una joven de cabellos dorados y sonrisa cautivadora, pero más que su belleza, su pueblo la admiraba por su ingenio y valentía.

Era común encontrarla cabalgando a través de los senderos del bosque o discutiendo estrategias con sus consejeros.

La princesa se encontraba siempre acompañada por su fiel amigo, un lince llamado Silas, cuyos ojos verdes parecían esconder secretos insondables.

Su destreza para escuchar a su gente le había ganado el cariño de todos, desde el más humilde campesino hasta el más estricto de los ancianos del consejo.

Un día, la noticia de la repentina enfermedad del rey sacudió las tierras de Arendalia.

Los médicos trabajaban sin descanso, pero sus esfuerzos parecían vanos.

La reina, una mujer fuerte y decidida, velaba noche y día junto al lecho de su esposo, el rey Arion.

En su mirada se reflejaba la preocupación no solo por la salud del rey, sino por el futuro de su amado reino.

«Elara,» susurró la reina una noche, tomando las manos de su hija entre las propias, «quizás sea momento de prepararte para lo que pueda venir. Debes ser fuerte, no solo por ti, sino también por tu gente.»

La princesa, aunque con el corazón encogido, asintió.

Consciente de la gravedad del asunto, empezó a instruirse aún más en artes del gobierno y la diplomacia junto a los consejeros del reino, los cuales respetaban tanto su inteligencia como su capacidad de liderazgo.

Las semanas pasaron entre susurros en los corredores y lágrimas contenidas.

Hasta que una madrugada, bajo el manto de un silencio ominoso, el rey exhaló su último aliento.

Elara, que había heredado los ojos azules de su padre y la determinación de su madre, sintió cómo el peso del reino caía sobre sus hombros.

«La corona de Arendalia no puede permanecer sin dueño,» anunció el consejero principal, mirando a todos con solemnidad. «Nuestra princesa Elara será proclamada reina en la próxima luna llena.»

Moraleja del cuento «La princesa que se convirtió en reina a los dieciséis años»

Tan majestuoso como el alba, así fue el reinado de Elara.

La joven reina, en su sabiduría, comprendió que un buen liderazgo no solo reside en la fuerza, sino también en la compasión y la capacidad de escuchar.

La niña que una vez corrió por los jardines del palacio se transformó en una líder admirada por su gente.

El destino, impredecible maestro, enseña que detrás de grandes pruebas, aguardan oportunidades aún mayores.

De sus experiencias aprendemos que no es la corona lo que hace a un rey, sino su capacidad para unir y guiar a su pueblo con amor y rectitud.

Abraham Cuentacuentos.

Lee otros cuentos para niñas y niños

5/5 - (2 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 391 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares