La tarde en el parque donde los niños ayudaron a un hada a recuperar su magia perdida

La tarde en el parque donde los niños ayudaron a un hada a recuperar su magia perdida

La tarde en el parque donde los niños ayudaron a un hada a recuperar su magia perdida

El verano había llegado, y el parque estaba lleno de vida y risas. Los árboles lanzaban sombras frescas sobre el césped verde, mientras las mariposas danzaban en el aire. A lo lejos, el canto de los pájaros se unía al sonido del agua de una fuente que caía armoniosamente. En medio de esa escena idílica, tres niños jugaban felices: Elena, Raúl y Sofía.

Elena, una niña de cabellos dorados y ojos azules como el cielo, tenía una imaginación asombrosa. Siempre llevaba consigo un cuaderno donde dibujaba los mundos que su mente creaba. Raúl, por otro lado, era un niño moreno, con ojos de un marrón profundo. Lleno de energía, a menudo se le veía corriendo y explorando cada rincón del parque. Sofía, la menor del grupo, era risueña y curiosa. Sus rizos oscuros y ojos verdes la hacían parecer una pequeña hada de los cuentos.

Aquel día, mientras jugaban a las escondidas, Sofía vio algo extraño brillando entre los arbustos. «¡Chicos, venid a ver esto!» —gritó emocionada. Elena y Raúl se acercaron rápidamente, y lo que encontraron los dejó sin aliento. Entre las hojas, yacía una pequeña criatura luminosa. Una hada. Parecía debilitada y su luz apenas parpadeaba.

El hada levantó su diminuto rostro y los miró con ojos tristemente deslumbrantes. «He perdido mi magia,» dijo con voz suave y temblorosa. «Mis poderes se han debilitado, y necesito vuestra ayuda para recuperarlos.» Los tres niños intercambiaron miradas de asombro y emoción. Era la primera vez que se encontraban con una criatura mágica.

«¿Cómo podemos ayudarte?» —preguntó Elena, siempre dispuesta a ayudar a los demás. El hada, que se presentó como Laila, les explicó que necesitaba recolectar tres objetos mágicos dispersos por el parque: una lágrima de unicornio, una pluma de fénix y una flor de luna.

Con determinación, los niños aceptaron el desafío. Raúl sugirió dividirse para encontrar los objetos más rápido. «Yo buscaré la lágrima de unicornio,» dijo con confianza. «Elena, tú podrías buscar la pluma de fénix, y Sofía, seguro que podrás encontrar la flor de luna.» Todos estuvieron de acuerdo y se pusieron en marcha.

Raúl corrió hacia el bosque en busca del unicornio. Subiendo colinas y atravesando claros, su corazón latía con la emoción de la aventura. Finalmente, encontró un claro de ensueño donde un majestuoso unicornio bebía agua de un arroyo cristalino. Con mucho cuidado, Raúl se acercó y explicó su misión. El unicornio, conmovido, derramó una solitaria lágrima que Raúl recogió con delicadeza.

Elena, mientras tanto, vagaba por el jardín floral del parque. Allí, vio a un resplandeciente fénix anidado en la cima de un roble antiguo. «¿Podrías darme una de tus plumas?» —preguntó con respeto y cautela. El fénix, en un gesto majestuoso, soltó una de sus plumas doradas, que Elena atrapó en el aire.

Sofía, con su corazón puro y su risa contagiosa, siguió el rastro de pequeñas luces plateadas que la llevaron hasta un lago rodeado de laureles. En el centro, una flor de luna flotaba sobre las aguas. Juntando sus manos en un tazón, Sofía alcanzó la flor, sintiendo una calidez reconfortante cuando sus dedos la tocaron.

Regresaron al punto de encuentro con sus tesoros. Laila, agradecida, aceptó los objetos con ojos llenos de esperanza. Con ellos, preparó una misteriosa pócima que bebió lentamente. Poco a poco, su luz regresó, más brillante que nunca.

«Gracias, niños,» dijo Laila con una sonrisa. «Habéis demostrado gran valentía y amabilidad. Como muestra de mi gratitud, os concederé un deseo a cada uno.» Los niños, emocionados, pensaron en sus deseos.

«Yo quiero ser un gran dibujante,» dijo Elena firmemente. «Quiero que mis dibujos tomen vida.» El hada agitó su varita y Elena sintió una chispa de magia fluir por sus dedos. Desde ese día, sus dibujos eran tan vívidos que parecían cobrar vida.

«Yo deseo viajar por el mundo y vivir grandes aventuras,» dijo Raúl con una sonrisa de oreja a oreja. Laila le concedió la capacidad de encontrar siempre el camino en cualquier bosque, montaña o desierto que explorara.

«Y yo deseo que todos los niños del mundo sean felices,» dijo Sofía con su característica generosidad. Laila derramó una lágrima feliz y otorgó a Sofía el don de llevar alegría a donde quiera que fuera.

La tarde pasó rápidamente con los niños y Laila compartiendo historias y risas. Cuando el sol comenzó a ponerse, Laila supo que era momento de despedirse. «Recordad siempre el poder de la amistad y la bondad,» les dijo antes de desaparecer en un destello de luz mágica.

Elena, Raúl y Sofía regresaron a sus hogares, llevando consigo no solo sus nuevos poderes, sino también una inolvidable lección de vida. Aquella noche, mientras se acomodaban en sus camas, reflejaron sobre la increíble aventura que habían vivido y se durmieron con una sonrisa en los labios, sabiendo que siempre llevarían en sus corazones la mágica tarde en el parque.

Moraleja del cuento «La tarde en el parque donde los niños ayudaron a un hada a recuperar su magia perdida»

En la vida, la amistad y la bondad tienen un poder inmenso. Ayudar a los demás sin esperar nada a cambio puede traer recompensas inesperadas y valiosas. El valor y la imaginación pueden transformar cualquier situación, haciendo de cada día una nueva aventura por descubrir.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 412 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares