Cuento: El reflejo verdadero 1

Cuento: El reflejo verdadero

El reflejo verdadero

Había una vez en un tranquilo vecindario, una pequeña casa adornada con rosales y enredaderas que tejían sus murmullos al viento.

En ella vivía Marina, una muchacha de cabellos castaños y ojos tan profundos como el océano que, no obstante su belleza, solía pasar inadvertida en el gran cuadro de la vida.

Cada mañana, Marina se asomaba al espejo buscando las huellas de un valor que parecía esquivarla.

Un susurro interior le preguntaba con tenue inquietud, «¿Quién eres?», a lo que ella respondía, «Solo Marina».

Sin embargo, en su reflejo encontraba un fulgor inquietante, un brillo que no sabía descifrar.

En esa misma calle, vivía Adrián, un joven pintor cuyos pinceles daban vida a los colores más exuberantes, pero incapaz de pintar su propia imagen sin que la sombra del desdén nublara su lienzo.

Sus ojos escondían historias pero le falaban palabras para contarlas.

Un día, sus caminos se cruzaron bajo la sombra de un árbol en flor.

Adrián se fijó en la luz que brotaba de los ojos de Marina y ella en el suave temblor de sus manos manchadas de arte.

—Hay tristeza en tu mirar —susurró Adrián sin preámbulo.

—Y hay tormenta en los tuyos —replicó ella con una dulzura que lo desarmó.

Compartieron confesiones y silencios.

Adrián dibujó en su cuaderno a Marina, con trazos que se deleitaban en cada detalle de su ser, reflejando una verdad que ella no se atrevía a ver.

Marina comenzó a descubrir que, tras cada pincelada de Adrián, yacía una pizca de su esencia oculta.

El espejo, hasta entonces su enigma, empezó a desvelar un rostro más familiar, más valiente.

Cierta tarde, un anciano de ojos sabios y corazón cálido, don Ernesto, que regentaba la librería de viejos tomos y saberes perdidos, contempló desde su umbral a Marina y la llamó con un gesto.

—Muchacha —dijo el hombre—, los libros me han enseñado que cada ser lleva un universo en su interior, pero pocos se toman el tiempo de explorarlo.

Marina observó las estanterías repletas de palabras y decidió indagar en aquellos mundos de tinta y papel.

Cada noche, tras cerrar la librería, don Ernesto le enseñaba a leer entre líneas, a encontrar en las letras los reflejos de su propia alma.

Adrián, mientras tanto, luchaba con sus propias sombras, buscando en su paleta la luz que parecía emanar con facilidad de su nueva amiga.

La pintura de Marina se volvía cada vez más nítida a la vez que él seguía luchando con su propia imagen desdibujada.

Un día, Marina lo halló sentado frente a su lienzo en blanco, un mar de frustraciones reflejado en su entrecejo. Se acercó suavemente y puso su mano sobre la de él.

—Déjame verte como te veo —pidió, tomando uno de sus pinceles.

—Pero, ¿cómo podrás? Si ni siquiera yo puedo lograrlo —murmuró él con tristeza.

Adrián permitió que la mano de Marina lo guiara, y juntos, con cuidadosas pinceladas, fueron revelando en el lienzo un Adrián nuevo, un hombre entero, complejo, vivo.

Fue en ese instante que él vio por primera vez la imagen que había eludido por tanto tiempo: su verdadero ser, capaz de infundir y recibir belleza.

Los días siguientes se llenaron de descubrimientos.

Marina enseñó a Adrián el poder de las palabras encontradas en los libros, y él le mostró cómo la expresión artística podía elevar el espíritu y desatar los nudos del miedo y la duda.

A medida que ideaban mundos de palabras y colores, la gente del vecindario comenzó a notar un cambio en el ambiente.

Las risas se oían más a menudo y los rostros se veían más brillantes.

Marina y Adrián habían, sin saberlo, encendido una chispa de amor propio en cada corazón.

Un día, mientras caminaban cogidos de la mano por la alameda, un reflejo en el escaparate de una tienda les hizo detenerse.

La imagen mostraba a dos individuos transformados, desbordantes de un amor que les permitía verse con una claridad abrumadora.

—Eres hermosa, ¿lo sabes? —le dijo Adrián a Marina, con una sonrisa acalorada.

—Y tú eres magnífico —repuso ella, tocando la silueta de su rostro reflejado—. Pero lo más hermoso es que, al fin, podemos verlo.

El reflejo del escaparate no era más que la confirmación de lo que ya habitaba en su interior.

Los ojos de Marina brillaron con la certeza de su propio valor, mientras que Adrián sintió un calor interno que confirmaba su merecimiento de la belleza y el amor.

El vecindario seguía cambiando, inspirado por la metamorfosis de Marina y Adrián.

Las enredaderas y rosales florecían con más ímpetu, los cuadros de Adrián se vendían con fervor y los libros de don Ernesto viajaban ahora a manos sedientas de autodescubrimiento.

Así, la historia de dos almas que aprendieron a reconocer y amar su reflejo se convirtió en leyenda.

Las personas del lugar contaban a los visitantes sobre el poder sanador que poseían la pintura y la lectura, y cómo los jóvenes les habían mostrado que el amor más importante y transformador comenzaba por uno mismo.

El tiempo avanzó, y Marina y Adrián, unidos en su viaje, se convirtieron en pilares del amor propio en su comunidad.
En cada paso, en cada palabra, en cada pincelada, dejaban un legado de autenticidad y autoaceptación.

Moraleja del cuento El reflejo verdadero

En la historia tejida por las vidas de Marina y Adrián, aprendemos que la belleza más sincera y el amor más pleno yacen en el espejo de nuestra alma.

Solo a través de la aceptación de nuestro propio reflejo, con sus luces y sombras, logramos ser fuente de amor y cambiar el mundo que nos rodea.

El reflejo verdadero se encuentra no en la superficie, sino en la mirada amorosa con la que elegimos percibirnos a nosotros mismos y a los demás.

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 113 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares