El refugio de las cebras: cómo un grupo encontró su hogar

El refugio de las cebras: cómo un grupo encontró su hogar 1

El refugio de las cebras: cómo un grupo encontró su hogar

En un vasto y ondulante valle de África, donde el cielo acaricia la sabana con pinceles de naranja y ciruela al atardecer, existía una manada de cebras como ninguna otra. Era conocida como la Tribu Marmoleada, y cada cebra llevaba en su piel no solo rayas negras y blancas, sino también historias, fábulas y mitos tejidos en el viento.

El líder de esta tribu era un viejo y sabio semental llamado Marfil. A su sombra crecía un joven llamado Zale, cuyo espíritu ardía tanto como el sol que besa el horizonte. Zale estaba marcado por una distintiva raya marrón que cruzaba su cuerpo, mostrando que él era diferente, quizás predestinado para algo grande.

Una noche, cuando la luna nueva se ocultaba, generando sombras fantasmagóricas sobre el terreno irregular, Marfil reunió a la tribu. «Hermanos y hermanas,» comenzó con su voz temblorosa pero poderosa. «Un antiguo presagio ha hablado a través de los astros. Debemos buscar un nuevo hogar. Un lugar llamado El Oasis Del Alba».

Entrelazadas con la noticia de la migración, había murmullos de incertidumbre. ¿Por qué abandonar el valle que los había sostenido durante tantas lunas crecientes y minguantes? ¿Qué pasaba con las manadas rivales que podrían encontrar en el camino? Zale, sin embargo, vio el brillo de un destino nuevo en las palabras de Marfil.

«Marfil,» interpeló Zale. «Yo seré tus ojos más allá del horizonte. Permitidme explorar los caminos invisibles hacia nuestro destino.» El viejo líder asintió, sabiendo que la juventud de Zale era vital y su coraje, inquebrantable.

Así, al alba siguiente, Zale inició su solitaria travesía. Galopó por colinas tapizadas de verde, atravesó riachuelos susurrantes y se adentró en bosques donde los árboles contaban secretos milenarios. Cada paso lo alejaba del valle, pero lo acercaba al misterioso Oasis.

En su viaje, Zale se encontró con seres de fábula. Un día, al refugiarse bajo una acacia, conoció a una jirafa sabia llamada Elara. «Los caminos están llenos de mirajes,» advirtió. «Solo los de corazón puro y mirada limpia revelarán la verdad detrás de las sombras». Zale entendió que el viaje no solo ponía a prueba su cuerpo, sino también su espíritu.

Y así, enfrentó leones astutos en acertijos de vida o muerte, hienas engañadoras que buscaban desorientarlo y, tal vez lo más difícil, sus propias dudas que surgían como espinas en su mente.

Tiempo después, cuando el sol apenas asomaba en el horizonte, Zale divisó un espejismo de palmeras y agua cristalina en la lejanía. Alzó su galope y, contra toda creencia, el espejismo se convirtió en realidad. Había encontrado El Oasis Del Alba.

El lugar era un paraíso perdido, dominado por una paz que tejía silencio en el aire. Zale bebió de sus aguas puras y prometió no descansar hasta que la Tribu Marmoleada descansara a su lado. Con la promesa de un futuro, galopó de vuelta al valle.

Al regresar, la noticia de Zale hinchó los corazones de esperanza y la tribu se puso en marcha siguiendo sus pisadas recientes. La travesía no fue sencilla; había ríos desbordados, la tierra a veces se agrietaba bajo sus cascos y los depredadores acechaban.

Marfil mantuvo la manada unida con historias de El Oasis Del Alba, relatadas cada noche bajo el manto estrellado que contemplaba su marcha. La fe en las palabras del viejo líder y las de Zale los impulsaba hacia adelante, sin importar los desafíos.

El viaje forjó lazos más fuertes entre las cebras, y con cada amanecer, avanzaban como un solo ser con múltiples corazones latiendo al unísono. La manada comenzó a entender que el viaje no cambiaba sólo el paisaje externo, sino también su interior.

Finalmente, después de una luna llena de viaje, la Tribu Marmoleada llegó al Oasis Del Alba. La alegría inundó el lugar, y la gratitud hacia Zale se cantó en canciones que vibraban entre las palmeras. El Oasis era más hermoso de lo que Marfil había prometido, un santuario resguardado por la bondad de la naturaleza.

Zale, a su vez, había cambiado. Las pruebas y triunfos forjaron un nuevo líder dentro de él, uno que sabía que el coraje y la fe son compañeros inseparables en el camino de la vida.

Y así, la Tribu Marmoleada se estableció en su nuevo hogar, tejiendo nuevas historias entre sus frescas sombras y corrientes susurrantes. Marfil vivió sus últimos días viendo a su gente florecer en el Oasis, y Zale tomó el relevo, guiando la manada con la sabiduría heredada y las lecciones aprendidas en su viaje.

El Oasis Del Alba se convirtió en un lugar de leyendas, un refugio donde las cebras se reunían para compartir sus historias, sueños y esperanzas. La Tribu Marmoleada prosperó, y el valle que una vez dejaron atrás se convirtió en un recuerdo lejano, un capítulo en su gran historia.

Moraleja del cuento «El refugio de las cebras: cómo un grupo encontró su hogar»

La senda de la vida está tejida con los hilos de desafíos y descubrimientos. Al enfrentar la incertidumbre con fe y valor, podemos encontrar un hogar no solo en un lugar, sino en la unión de nuestras historias y el crecimiento interno que cada viaje nos regala. Así como las cebras encontraron su refugio en el Oasis Del Alba, nosotros podemos encontrar el nuestro en la valentía de nuestros pasos y la fuerza de nuestra manada.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 411 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares