Cuento: Estrellas fugaces y deseos susurrados e historias de amor para antes de dormir

Cuento: Estrellas fugaces y deseos susurrados e historias de amor para antes de dormir 1

Estrellas fugaces y deseos susurrados e historias de amor para antes de dormir

Anuncio

En un pequeño pueblo adornado por los caprichosos destellos del firmamento, vivía Lía, una tejedora de sueños cuyos dedos parecían danzar con cada hebra que entrelazaba.

La luna era su única compañía noche tras noche, y en el silencio de su morada, tejía esperanzas y anhelos que cobijaran a los enamorados.

No muy lejos de allí, bajo la sombra protectora de un imponente roble, encontramos a Gael, un joven pintor cuya alma latía en consonancia con el pulsar de las estrellas.

Sus pinceles transformaban lienzos en espejos del cosmos, donde cada estrella relucía con sus propias historias de amor.

Una noche, una estrella fugaz rasgó el cielo, y, aunque ellos no se conocían, sus deseos se fundieron en el aire, impulsados por un anhelo común: encontrar un amor que fuera tan eterno como el brillo de las estrellas.

Lía, con su voz cálida y tenue, susurró al viento: «Deseo encontrar al corazón que complete el mío, un amor que sea refugio y fuego en noches frías.»

Gael, sin más testigo que la constelación de Orión, expresó su deseo con la certeza que sólo dan los sueños: «Anhelo cruzarme con la musa que inspire mi arte, con quien compartir el lienzo de la vida.»

Los días pasaban y la esperanza de los dos jóvenes se mantenía viva, pero sus caminos aún no se entrelazaban.

Lía asistía a los mercados para vender sus tejidos, y sus mantas eran más que simples objetos; envolvían historias y promesas, como cápsulas de calor y afecto.

Gael, por otro lado, exponía sus cuadros cada atardecer en la plaza central, hipnotizando a los transeúntes con mares de color y fantasía.

No obstante, en cada pincelada, su corazón se encontraba incompleto.

Un día, el destino decidió intervenir.

El alcalde del pueblo organizó un gran festival para celebrar la cosecha del año, y tanto Lía como Gael fueron invitados a participar.

Lía tejería una gran colcha que adornaría el escenario, y Gael pintaría el telón de fondo que envolvería la alegría de los asistentes con el paisaje estrellado que tanto amaba.

Mientras Lía tejía, las leyendas de amor cobraban vida en sus manos, y con cada nudo su corazón suspiraba por un encuentro que colmara las expectativas de su arte.

Por su parte, Gael, al mezclar sus colores, imaginaba que cada tono desvelaba una parte oculta de su alma, deseosa de ser descubierta.

La noche antes del festival, Lía y Gael permanecieron hasta tarde ultimando los detalles de sus obras. Sin embargo, una suave brisa comenzó a soplar, y la colcha de Lía, como si tuviera vida propia, se deslizó hacia el cielo, llevada por la magia del viento.

Al mismo tiempo, la paleta de Gael salió volando, esparciendo colores que parecían querer alcanzar a las estrellas.

Ambos salieron en persecución de sus posesiones más preciadas, sin saber que el destino estaba tejiendo una trama más compleja.

Sus caminos se cruzaron en medio de la noche.

Sorprendidos, se encontraron cara a cara, con la colcha de Lía adornando los hombros de Gael y sus pinceles en sus manos.

Las miradas de ambos se encontraron, y en ese instante, un lazo invisible se tensó entre sus almas.

Lía, con una sonrisa tímida, extendió su mano para recuperar su colcha, mientras Gael, maravillado por la belleza de la obra y de su autor, dijo con voz suave: «Tu arte es como la misma noche, envolvente y llena de secretos.»

Y Lía, con una mirada que reflejaba el brillo de un millar de estrellas, respondió: «Y el tuyo como el día, lleno de luz y nuevas promesas.»

Charlando sobre arte y sueños, decidieron unir esfuerzos para terminar a tiempo para el festival.

Juntos, a medida que la colcha y el telón tomaban forma, también lo hacía su recién descubierto afecto.

El festival fue un éxito rotundo.

La colcha de Lía y el telón de Gael recibieron elogios de todos los presentes, pero lo que realmente captó la atención fueron los dos artistas, cuyos ojos no podían apartarse el uno del otro ante la multitud.

Desde esa noche, Lía y Gael no volvieron a separarse. Las estrellas que tejía Lía encontraron su reflejo en los cuadros de Gael, y en cada pincelada, en cada hebra, estaba la esencia de un amor que había nacido bajo los auspicios de una estrella fugaz.

Los años pasaron, y la historia del encuentro de Lía y Gael se convertía en una leyenda más del pueblo, una que los niños escuchaban extasiados y que los jóvenes soñaban con vivir.

Pero más allá de las fronteras del pueblo, la vida de Lía y Gael se desarrollaba entre amores y pinceles, mantas y estrellas, siempre entrelazados, siempre uno.

Así, noche tras noche, cuando la oscuridad envuelve el cielo y la luna es la única testigo, piensa en el amor de Lía y Gael, un amor que con paciencia y esperanza encontró en el otro su perfecto reflejo.

Anuncio

Moraleja del cuento sobre estrellas fugaces y los deseos eternos

En los tapices del destino, los hilos del amor se entrelazan de maneras inesperadas.

Nuestros deseos más profundos, susurrados a las estrellas, encuentran eco en la inmensidad del universo, recordándonos que las conexiones del corazón trascienden el tiempo y el espacio.

Que cada estrella fugaz puede ser cómplice de un nuevo comienzo y que, a veces, los sueños que tejemos abrazados por la noche, amanecen en la realidad con la luz del día.

Abraham Cuentacuentos.

Para escoger más cuentos ahora

Anuncio
5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 439 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares