Vientos de cariño que susurran historias de amor en la quietud de la noche 1

Vientos de cariño que susurran historias de amor en la quietud de la noche

Vientos de Cariño que Susurran Historias de Amor en la Quietud de la Noche

En un pueblecito apartado, rodeado por las sinuosas ondas de suaves colinas y amplios campos de lavanda,
había una casa con una ventana que siempre permanecía abierta, sin importar el clima. Tras ella, una joven
de ojos tan claros como el cielo al alba, llamada Elina, esperaba cada noche la llegada de un misterioso
viento que traía consigo más que aire fresco y el aroma del campo; traía consigo palabras dulces, un saludo
desde la distancia, un mensaje que la acompañaría en sus sueños.

El origen de esos susurros era un joven carpintero llamado Lian, cuyas manos no solo moldeaban la madera,
sino que también sabían tejer historias de amor en el aire. Estaba enamorado de Elina desde que la memoria
le alcanzaba, y aunque nunca encontraba el valor para declarar su amor frente a frente, encontró su voz en
el viento. Porque es sabido que en ese rincón del mundo, un antiguo sortilegio permitía que las palabras dichas
con el corazón, con los ojos cerrados y en la más pies silencios, cabalgaran en las ráfagas nocturnas para
alcanzar al ser amado.

«Por mucho que la noche trate de ocultarte,» decía el viento que entraba por la ventana de Elina, «tu aura
brillaría lo suficiente para eclipsar a las mismísimas estrellas, mi amada Elina». Y con esos dulces pensamientos,
ella se entregaba al sueño, sin saber que aquel que movía las cuerdas de su corazón estaba mucho más cerca de lo
que imaginaba.

Cada día, Elina atravesaba el pueblo con ese misterio acunando en su alma. En las mañanas frescas y claras, acudía
a la tienda en la que Lian trabajaba y lo encontraba siempre enfrascado en su labor. Ella, con su cálida sonrisa,
le saludaba y algunas veces intercambiaban trivialidades sobre el tiempo o las noticias del pueblo. Era en esos
momentos en los que Lian sentía que su corazón latía en código morse, enviando mensajes de amor que no lograba
verbalizar.

Pero la tranquilidad del pueblo pronto se vería sacudida por un suceso inesperado. Un viajero llegó con noticias de
un cometa que pasaría cerca de la tierra, un fenómeno que solo ocurría cada cien años. Con su llegada, según la
leyenda, se podía pedir un deseo, y este se cumpliría sin falta, pero con una condición: que fuera un deseo puro,
no egoísta y pensado con el bienestar de otro antes que el propio.

La noticia del cometa corrió como la pólvora entre los habitantes, y muchos comenzaron a planear qué desearían cuando
el momento llegara. Sin embargo, tanto Elina como Lian, pensaron en el otro antes que en sí mismos. Elina deseaba
conocer al autor de esos vientos portadores de bellas palabras, mientras que Lian anhelaba el coraje para revelar
su amor a Elina, cara a cara, sin sombras ni susurros de por medio.

La noche de la llegada del cometa, Elina se acercó a su ventana, esperando la aparición de aquel faro cósmico que
concedería su deseo. Mientras tanto, Lian, en un acto impulsivo, decidió finalmente enfrentarse a su destino. Dejó
las herramientas de trabajo y caminó hacia la casa de Elina, justo cuando el cometa comenzaba a dibujar su estela
en el firmamento.

«Esta es la señal que estaba esperando,» se dijo Lian, sintiendo como su corazón palpitaba al ritmo de sus pasos.
«Esta noche, con la luz del cometa como testigo, le diré lo que siento.»

Elina, por su lado, vio cómo la estrella fugaz cruzaba el horizonte y cerró los ojos, deseando profundamente conocer
a quien tanto la había consolado con sus palabras. «Que los vientos me traigan a mi amor secreto», susurró con la fe
de los inocentes.

Y el universo, en su sabia e invisible forma de unir destinos, hizo que sus caminos se cruzaran justo en el umbral de
la puerta de Elina. Con el cometa presenciando el encuentro, fue en ese precioso instante cuando Lian, con el valor
que solo los momentos decisivos pueden otorgar, confesó su secreto.

«Elina, durante años he sido el viento en tus noches. Mi amor por ti es tan inmenso que encontró su voz en la brisa
para llegar hasta ti», dijo Lian, con los ojos brillando no por la luz del cometa, sino por la sinceridad de su
revelación.

La sorpresa, seguida de una alegría sincera, se dibujó en el rostro de Elina. El misterioso emisor de palabras
románticas y calidez en la oscuridad era el hombre que siempre había estado ahí, frente a sus ojos. Elina no
necesitó palabras para responder; sus brazos abiertos y una sonrisa que brotaba directamente del alma sirvieron
de respuesta.

Abrazados bajo la luz del cometa, la leyenda de sus deseos puros se hizo cierta. No habían pedido riquezas ni
éxitos, sino la oportunidad de amar y ser amados, un deseo tan antiguo como el tiempo, tan genuino como el
latido del corazón.

Los meses y los años pasaron, y en esa pequeña localidad, nadie olvidó la noche del cometa y el amor que, como
la estrella, cruzó los cielos para hacerse real. Elina y Lian, cuyo amor había comenzado con susurros y deseos,
construyeron una vida juntos, convirtiendo cada día en una oportunidad para amar, reír y compartir.

Y aunque con el tiempo el viento llegaría a llevar nuevas historias y secretos, aquellos susurros de amor entre
Elina y Lian trascenderían el tiempo, recordándoles siempre que el verdadero amor, como el viento, puede ser
invisible a los ojos, pero es inconfundible al corazón y tan tangible como el abrazo que las estrellas parecen
dar a la noche.

Moraleja del cuento «El Poder de los Deseos Verdaderos»

A veces, los deseos más sinceros no necesitan de estrellas fugaces ni de cometas centenarios para hacerse realidad.
El amor verdadero viaja en las ráfagas de viento de la valentía, de la honestidad y la sinceridad. La magia reside
en la capacidad de amar con pureza y entereza, en abrir el alma a los demás y dejarse llevar por los sentimientos
reales que, como los deseos cumplidos bajo el cometa, pueden cambiar nuestras vidas para siempre.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 119 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares