La biblioteca maldita y el libro que susurraba historias de muerte

La biblioteca maldita y el libro que susurraba historias de muerte

La biblioteca maldita y el libro que susurraba historias de muerte

En un pequeño pueblo de Castilla, rodeado por colinas boscosas y caminos serpenteantes, se hallaba una biblioteca olvidada por el tiempo, conocida por los lugareños como «La biblioteca maldita». Fue construida en el siglo XVIII y, desde entonces, diversos rumores la habían envuelto en un aura de misterio y temor. Pocos se atrevían a cruzar su umbral, y quienes lo hacían regresaban cambiados para siempre.

Uno de esos intrépidos exploradores fue Alejandro, un joven profesor de historia de la universidad local. Alejandro era de estatura media, con cabello castaño rizado y ojos verdes llenos de curiosidad. Su mente analítica y su afán por descubrir lo desconocido lo llevaban a seguir historias de leyendas antiguas y edificios con historia. En una tarde otoñal, cuando el sol apenas se asomaba entre nubes grises, Alejandro tomó el valiente paso de entrar en la biblioteca.

Al empujar las puertas chirriantes de madera oscura, fue recibido por un aire frío y un silencio abrumador. La sala principal estaba llena de estanterías de madera añeja que crujían bajo el peso de miles de libros polvorientos. Las sombras bailaban al ritmo de la tenue luz que se colaba por los ventanales cubiertos de telarañas.

En su exploración, Alejandro se encontró con Sofía, la bibliotecaria, una mujer enigmática de mediana edad. Tenía el cabello negro azabache recogido en un moño y unos ojos marrones que parecían ver más allá de este mundo. Sofía le advirtió con voz serena pero firme:

«No deberías estar aquí, Alejandro. Esta biblioteca guarda secretos que no deberían ser descubiertos.»

Pese a la advertencia, Alejandro siguió su recorrido entre los estantes. Fue entonces cuando, en una sección olvidada y oculta, encontró un misterioso libro de cuero oscuro con inscripciones en una lengua antigua que no pudo reconocer. Al abrirlo, un frío intenso le recorrió la espalda, y las páginas comenzaron a susurrar:

«Aquel que lea estas historias, sellará su destino…»

Alejandro, intrigado y temeroso a la vez, comenzó a leer. La primera historia hablaba de un cazador llamado Carlos, quien, en una noche cerrada, encontró un lobo que devoraba las sombras humanas. A medida que avanzaba, el relato cobraba vida en su mente, y Alejandro sentía el aliento del lobo a su alrededor.

Cierpó el libro de un golpe, pero el susurro continuó:

«La muerte está cerca, Alejandro.»

Decidió llevarse el libro para investigarlo más a fondo. Esa noche, en su pequeño y acogedor apartamento, Alejandro no pudo conciliar el sueño. Los susurros del libro resonaban en su mente, y extrañas visiones lo acosaban. Entonces, decidió buscar a Marta, su amiga de confianza y experta en lenguas antiguas.

Marta, una mujer de porte elegante y mente aguda, recibió a Alejandro con preocupación. Conocía el aura que rodeaba a la biblioteca y le instó a deshacerse del libro. Sin embargo, cuando comenzó a examinarlo, su rostro se llenó de espanto. El texto hablaba de una secta arcana que había sellado a entidades tenebrosas dentro de esas páginas, para que nunca fuesen liberadas.

Con cada página que leían, sentían una presencia ominosa invadiendo el espacio. De pronto, el apartamento quedó en absoluta oscuridad y un frío sobrenatural los envolvió. Se escuchó un susurro, no del libro, sino del aire mismo:

«Devolvednos nuestras almas o sufriréis las consecuencias.»

Desesperados, Alejandro y Marta decidieron devolver el libro a la biblioteca. Al llegar, encontraron a Sofía esperándolos. Con una firmeza implacable, les dijo:

«Solo hay una forma de romper la maldición: deben leer la última historia en voz alta.»

En la sección más oscura de la biblioteca, con el corazón latiéndoles con fuerza, comenzaron a leer la última historia. Hablaba de un amor olvidado entre dos almas guerreras de tiempos inmemoriales, que se sacrificaron para salvar su pueblo de un oscuro enemigo. Su sacrificio fue recompensado con un sueño eterno, sellado en el libro.

Las palabras finales resonaron en eco por las paredes polvorientas:

«Por siempre unidos en la oscuridad, hasta que la luz de los valientes nos libere.»

Al terminar de leer, una luz cegadora llenó la biblioteca. Las presencias oscuras que había en la sala desaparecieron y las viejas estanterías cobraron vida, despojándose de polvo y sombras. Sofía sonrió, aliviada:

«Habéis liberado las almas prisioneras. Ahora esta biblioteca puede descansar en paz.»

Alejandro y Marta, exhaustos pero aliviados, se abrazaron. El velo de la maldición se levantó del lugar, dejando una atmósfera de paz y serena calma. Con la biblioteca purificada, decidieron convertirla en un centro de estudios y cultura para la comunidad, inaugurándola con una gran celebración.

Finalmente, Alejandro y Marta descubrieron que los secretos y misterios, cuando se enfrentan con valentía y sabiduría, pueden ser desconcertantes, pero también fuente de enriquecimiento y transformación. Desde entonces, la biblioteca dejó de ser un lugar de miedo y se convirtió en un rincón de conocimiento y paz, recordando siempre a aquellos que lucharon para liberar las almas atrapadas.

Moraleja del cuento «La biblioteca maldita y el libro que susurraba historias de muerte»

Al enfrentar nuestros miedos y unirnos con sabiduría y valor, podemos transformar incluso las más oscuras maldiciones en fuentes de luz y conocimiento. La verdadera fuerza está en la valentía para descubrir la verdad, por aterradora que sea.

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 412 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares