Cuento: La constelación del corazón 1

Cuento: La constelación del corazón

La constelación del corazón

En una aldea pintoresca, cuyas casas de colores se apretujaban entre delicados senderos de piedra y robustos árboles, vivía Elara, tejedora de sueños y misterios.

Su tez era tan pálida como la luz del alba y sus ojos tan profundos como el océano en calma.

Pero lo que más destacaba de Elara era su inquietante habilidad para entrelazar hilos no solo de telas, sino de destinos.

Elara tenía un confidente singular, un viejo peral en el centro del huerto, protector de secretos y cómplice de anhelos.

Era bajo ese peral donde ella revelaba sus deseos más íntimos, tejiendo estrellas de tela que colgaba de sus ramas, deseando que alguna, en su vuelo, encontrara un amor verdadero.

A la sombra de aquel peral, Elara conoció a Liam, hijo del herrero, cuyas manos esculpían el metal con la ternura de un poeta.

Su amistad floreció al ritmo incesante de los martillazos y la danza de los hilos.

«¿Crees en las señales del destino?», preguntó Elara una tarde, mientras admiraban juntos un atardecer que pintaba de púrpura el cielo.

«Creo en las construcciones del corazón», respondió Liam, sin despegar su vista del horizonte. «Como el hierro que, en el fuego correcto, adquiere la forma que deseamos».

Pronto se sumó a su singular dúo un nómada del viento, un músico llamado Iael.

Su flauta atraía a la aldea melodías perdidas y antiguas canciones olvidadas.

Iael descubrió en Elara y Liam una armonía singular, un vínculo tan puro que decidió quedarse y componer la banda sonora de su conexión.

Los días se consumían entre hilos, metal y melodías, trazando un tapiz de tres almas.

Pero los corazones, como errátiles constelaciones, guardan también secretos y senderos en sombra.

Elara veía, con el paso del tiempo, cómo flotaban en sus ojos fragmentos de un amor nonato, un rompecabezas del que solo ella parecía tener todas las piezas.

En el crepúsculo de un día cansado, Elara tomó una de sus estrellas de tela y la presentó ante Liam.

«Toma, para que forjes con ella lo que tu corazón moldee», dijo con una dulzura que apenas ocultaba la tempestad de sus emociones.

Liam, sintiendo la carga de mil promesas en aquel sutil obsequio, tomó la estrella y prometió volver con una respuesta digna de su belleza.

Los días se volvieron pétalos de una flor impaciente, cayendo uno tras otro sin señales del herrero.

El peral era testigo del inquietante silencio que rodeaba ahora a Elara.

Iael, con su flauta en mano, no hallaba la melodía que pudiese romper la barrera invisible que separaba la felicidad de la tristeza.

Cuando la espera parecía eterna, Liam regresó.

En sus manos, una obra maestra forjada en metal: la constelación del corazón, una estructura delicada, donde cada estrella de hierro estaba enlazada con la precisión de un relojero y la pasión de un enamorado.

«He entendido, Elara, que las estrellas que tejías no eran para amarrar amores lejanos, sino para iluminar el que ya vivía a tu lado», confesó Liam al entregarle la constelación.

Elara, con lágrimas que reflejaban el brillo de las estrellas de hierro, correspondió al abrazo de Liam, reconociendo en él la pieza que completaba su propio rompecabezas del corazón.

Iael contemplaba la escena, el corazón repleto de una alegría melancólica.

Entendió que su papel no era el del protagonista, sino el de aquel que, con su arte, ayudaba a descubrir la música en los silencios.

El peral, bajo su vasta sombra, sonreía con cada hoja, pues sabía que la constelación tejida y forjada no solo unía a Elara y Liam, también se convertía en refugio de la amistad que con Iael habían cultivado.

Con el tiempo, la aldea se llenó de historias sobre la tejedora, el herrero y el músico, sobre cómo una estrella de tela había guiado a tres corazones hacia su destino mancomunado.

Y cada vez que caía la noche, la luz de las estrellas reales parecía danzar al compás de la constelación del corazón.

La amistad entre Elara, Liam e Iael se mantuvo firme, un testamento vivo de que el amor no sólo se encuentra en los versos apasionados, sino en las notas sutiles de la cotidianidad y las risas compartidas.

La vida en la aldea continuó su marcha, pero la leyenda del peral y la constelación del corazón se grabó en el alma de generaciones.

Los niños escuchaban con ojos brillantes el cuento de amor y amistad que los mayores narraban; y en cada narración, se tejía una nueva estrella en el firmamento de su imaginación.

Moraleja del cuento Cuento de amor y amistad: La constelación del corazón.

La amistad es un lienzo en el que el amor puede pintar sus colores más cálidos; y en la quietud de la complicidad sincera, a veces, se descubre la melodía que guía al corazón a encontrar su constelación.

Abraham Cuentacuentos.

Mira más cuentos de amor seleccionados para ti

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 113 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares