Cuento: Mareas de afecto que mecen suavemente llevando a tu novia a un sueño de amor

Cuento: Mareas de afecto que mecen suavemente llevando a tu novia a un sueño de amor 1

Mareas de afecto que mecen suavemente llevando a tu novia a un sueño de amor

Anuncio

En un pequeño pueblo costero, donde la brisa marina acariciaba cada rincón y el rumor de las olas tejía sinfonías nocturnas, vivía una joven llamada Alina.

Ella era de estatura media, con cabellos tan dorados como los rayos del sol y ojos tan profundos y azules como el mismísimo océano.

Su corazón guardaba la ternura de los versos aún no escritos y su sonrisa, capaz de iluminar la más sombría de las noches, desvelaba una bondad innata.

Era reconocida por todos, no solo por su belleza, sino por un espíritu generoso que la llevaba a ayudar sin descanso a quien lo necesitara.

Asimismo, el pueblo era hogar de un joven pintor llamado Leo.

Sus dedos eran pinceles que daban vida a lienzos antes inmaculados, y en su mente habitaban paisajes de ensueño aún por descubrir.

Leo era alto, de mirada intensa y cabellos revueltos por el viento salado del mar.

Aunque su talento era incuestionable, lo que de verdad cautivaba a cuantos lo conocían era su humildad y la pasión con la que hablaba de sus obras, en las que veían reflejada su alma apasionada y soñadora.

Una tardecita, mientras Alina caminaba por la orilla del mar, tropezó con un caballete arrastrado por el viento hasta casi besar las olas.

Sus manos, acostumbradas a devolver a cada cosa su lugar, levantaron delicadamente el caballete y justo entonces sus ojos se encontraron con los de Leo.

Hubo un silencio, un instante etéreo en el que solo existieron ellos y el vaivén de las olas.

«¡Vaya! Ese es mi caballete rebelde», dijo Leo con una sonrisa que despertó mariposas en el vientre de Alina. «Gracias por salvarlo antes de que comenzara su viaje mar adentro».

Alina, sintiendo cómo el rubor adornaba sus mejillas, respondió. «Es un placer ayudar. Además, parece que tu caballete tiene tantas ganas de explorar el mar como tus pinturas».

Fue así como comenzaron largas conversaciones al atardecer, compartiendo confidencias entre pinceladas y risas.

Compartían un amor por el mar que les unía con la fuerza de una corriente subterránea.

Con cada encuentro, la admiración mutua crecía al igual que el afecto que empezaban a sentir uno por el otro.

Los días se sucedían plácidos y serenos, y Alina y Leo se convirtieron en parte del paisaje costero, inseparables y armoniosos como la arena y la espuma.

Las pinturas de Leo comenzaron a tener una luz especial, y todos decían que era porque Alina había traído consigo los colores del atardecer.

Un día, mientras observaban cómo el sol se escondía tras el horizonte, la curiosidad llevó a Alina a preguntar a su compañero: «Leo, ¿has pintado alguna vez amanecer? Todos tus cuadros son atardeceres llenos de pasión».

Leo, mirándola profundamente, le confesó: «Es verdad, siempre he pintado el final del día porque es el momento en que el cielo se despide con sus mejores galas. Sin embargo, creo que es hora de intentar capturar el amanecer, ya que tú has traído la promesa de un nuevo día a mi vida».

Fue así que decidieron embarcarse juntos en una pequeña barcaza antes del alba.

La idea era presenciar la magia del nacimiento del sol desde el mar, una experiencia que ninguno de los dos había vivido antes.

Por supuesto, Leo llevó consigo lienzos y colores, con la esperanza de eternizar el momento junto a Alina.

Las aguas se mostraron calmas, como si la naturaleza concediera una tregua para la gesta artística que estaba por suceder.

Mientras la barca se mecía, Alina observaba a Leo, quien con decisión comenzaba a trazar los contornos de un nuevo día.

Justo cuando el primer rayo de luz se asomaba tímidamente, un chorro de agua irrumpió súbitamente anunciando una visita inesperada: un grupo de delfines había decidido participar del espectáculo.

Los delfines danzaban y los colores del amanecer los bañaban con matices indescriptibles.

Alina reía fascinada, y Leo, inspirado como nunca antes, plasmaba en el lienzo ese encuentro mágico entre el hombre, el mar y sus criaturas.

Entre salpicaduras y colores, el sol ascendía, y la obra en el lienzo cobraba vida.

Cuando regresaron a tierra, el cuadro estaba completo, un reflejo de la belleza y la emoción que habían compartido.

La gente del pueblo, al ver la obra, quedó maravillada.

Nunca habían visto un amanecer pintado con tanta pasión, donde incluso parecía que los delfines saltaban fuera del lienzo.

El amor entre Alina y Leo se fortaleció, nutrido por experiencias compartidas y la comprensión no solo del amor del uno al otro sino también de su amor al arte y a la naturaleza.

Pasaron los años, y su relación se convirtió en un faro de inspiración para todo el pueblo.

Una tarde, mientras caminaban por la playa, Leo se detuvo y tomó las manos de Alina en las suyas. «Has sido la marea que ha traído infinita inspiración a mi vida, Alina. Juntos hemos vivido amaneceres y atardeceres, compartido risas y creado arte. Deseo que cada amanecer y cada atardecer de aquí en adelante, los vivamos como compañeros de vida, esposa mía, si tú lo deseas».

Las lágrimas de felicidad de Alina se mezclaron con las olas y sus «sí, acepto» fueron acompañados por el aplauso de las olas que parecían celebrar su unión.

Sus vidas, ya entrelazadas, tomaron un nuevo significado en ese instante sagrado.

El tiempo pasó, y cada año, en el aniversario de su primer amanecer juntos, Alina y Leo salían al mar para saludar el nuevo día.

La tradición se volvió conocida y esperada, hasta que un día, ya ancianos, fueron vistos por última vez, mano con mano, navegando hacia la luz del amanecer con una sonrisa plena y corazones satisfechos.

El lienzo de aquel primer amanecer colgado en la plaza del pueblo se convirtió en un símbolo eterno del amor de Alina y Leo, recordando a todos los que pasaban frente a él que el amor es una obra de arte en constante evolución, que se nutre de pequeños momentos compartidos y de la voluntad de admirar cada nuevo día como una promesa de felicidad.

Anuncio

Moraleja del cuento «Mareas de afecto»

Las mareas de la vida traen consigo momentos de luz y sombras, pero es el afecto que compartimos lo que le da verdadero color a nuestra existencia.

Así como el mar abraza la orilla con cada ola, el amor sincero y compartido nos abraza y nos mece hacia un destino lleno de belleza y plenitud.

Como los cuadros de Leo y la bondad de Alina, nuestro amor puede ser el lienzo donde pintemos un sinfín de amaneceres, llenos de esperanza, armonía y felicidad.

Abraham Cuentacuentos.

Aquí hay muchas más historias de amor

Anuncio
5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 439 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares