Cuento: Secretos en las sombras de la luna

Cuento: Secretos en las sombras de la luna 1

Secretos en las sombras de la luna

Anuncio

Una vez, en un reino lejano donde las noches eran especialmente envolventes y adornadas con una luna gigante y luminosa, vivía una pareja poco común: Elia, una joven de cabello como los rayos del sol poniente y ojos que reflejaban el cielo claro al mediodía, y Loran, su amado, con una mirada tan profunda y serena como la noche, cabellos oscuros como la aceituna madura y un corazón tan grande como la luna que iluminaba sus sueños.

A pesar de que Elia y Loran llevaban una vida tranquila y llena de amor, compartían un secreto que los unía aún más si cabe.

Cada plenilunio, algo excepcional ocurría: el bosque cercano a su hogar cobraba vida de maneras mágicas y misteriosas. A ellos les encantaba descubrir los secretos que se revelaban bajo el brillo plateado de la luna.

Una noche, cuando el disco lunar se mostraba completo y majestuoso, Elia propuso a Loran embarcarse en una nueva aventura.

«Amado mío,» le dijo con una voz que danzaba como las hojas al viento, «esta noche, el bosque nos llama. ¿Escuchas cómo susurra el viento entre el follaje pidiéndonos que desvelemos un nuevo misterio?»

—Claro que sí, mi amor. La curiosidad me consume más que la promesa del descanso. ¿Qué crees que encontraremos esta vez?

Con esa pregunta bebida por la brisa nocturna, ambos emprendieron su caminata a través de la espesura, siguiendo un sendero apenas visible bañado por la luz de la luna.

Los árboles parecían comunicarse con suaves murmullos, las sombras jugaban a esconder y revelar secretos a su paso.

No tardaron en llegar a un claro donde una enredadera cubría casi en su totalidad lo que parecía ser la entrada a una antigua estructura olvidada por el tiempo.

Elia se acercó con cautela, mientras que Loran no podía apartar la mirada de la inmensa tapiz de flores que parecían centinelas bajo el cielo nocturno.

—Es espectacular —susurró Elia—. ¿Crees que sea el umbral a otro de los secretos del bosque?

—Sin duda, mi valiente Elia. Pero recuerda, debemos ser respetuosos con lo que aquí habita. No somos más que testigos de su esplendor. —La voz de Loran, profunda y suave, recordaba a Elia el valor de la humildad y el respeto por lo desconocido.

Al adentrarse, descubrieron que las raíces formaban caminos que se entrecruzaban y, finalmente, encontraron un centelleante estanque cuyas aguas reflejaban las estrellas como si fuera un espejo del firmamento.

La pareja se sentó a contemplar el reflejo de la luna en el agua, cuando una suave melodía empezó a envolverlos.

Venía desde el fondo del estanque, un lamento dulce y cargado de nostalgia. Loran y Elia escuchaban con fascinación, dejando que la música los adormeciera.

De repente, la superficie del agua se agitó y de ella emergió una figura luminosa.

Era la ninfa del estanque, una criatura de belleza irreal con una cabellera que parecía flotar como el vapor sobre las aguas.

—Sois valientes mortales por haber llegado hasta aquí. Mi nombre es Ainea. ¿Qué buscáis en mi morada?

Elia, con el ánimo de la cortesía, respondió: «Venerable Ainea, no buscamos más que comprender los secretos que esta noche nos revela. Tememos perturbar tu canto, pero tu melodía nos ha encantado y deseamos saber la historia que hay detrás de tan sublime lamento.»

Ainea, con una sonrisa que parecía iluminar aún más el claro, les confesó que su canto era un llamado a su amor perdido, un espíritu del viento que hace eones se había unido a una danza celestial y nunca regresó.

«Cada plenilunio, canto para recordar nuestra unión y espero su regreso, aunque sé que tal vez sea en vano,» dijo con una tristeza que enturbiaba sus ojos como perlas bajo el agua.

Elia y Loran, conmovidos por la historia de la ninfa, prometieron ayudarla a encontrar a su amado, uniendo sus destinos en una búsqueda guiada por la esperanza y el amor.

Exploraron cada rincón del bosque, investigando entre seres mágicos y recolectando historias y pistas.

Su devoción y amor genuino por ayudar a Ainea les concedió el favor de criaturas y deidades del bosque.

Pasaron las noches y cada nueva luna llena se sumaba a una cadena de aventuras y descubrimientos.

Pero Loran siempre recordaba a Elia la promesa que le había hecho tiempo atrás: «Dondequiera que nos lleve la vida, siempre encontraré el camino de regreso a ti.» Y así, entre susurros y promesas, se adentraban más y más en los misterios del bosque.

Durante su última expedición, una noche en la que la luna parecía más cercana que nunca, se toparon con la entrada a un valle oculto por una niebla tan espesa que sus manos se desvanecían a la vista.

Pero la determinación de los amantes era inquebrantable, y, cogidos de la mano, se adentraron en la penumbra.

La niebla comenzó a disiparse y ante ellos se presentó un espectáculo de luces danzantes y brisas cantarinas.

Elia y Loran sabían que habían llegado a un lugar de gran magia, donde el tiempo y el espacio perdían su rigidez habitual.

Fue entonces cuando una figura etérea apareció ante ellos, envuelta en la misma bruma que los había recibido.

—Saludos, viajeros de la noche. Soy Zephyr, el espíritu del viento que habéis estado buscando.

Vuestra ayuda ha llegado hasta mí a través de mis susurros perdidos. Deseo volver con mi amada Ainea, mas me ha sido imposible.

Loran, con una serenidad que contrastaba con la sorpresa del momento, pidió a Zephyr contar la razón de su lejanía.

«La danza celestial en la que participé fue un juramento de mantener el equilibrio de los cielos. Mi espíritu está ligado a este cometido, pero mi corazón permanece con Ainea,» reveló Zephyr con la solemnidad de los vientos antiguos.

No obstante, la compasión y cariño que Elia y Loran habían demostrado en su travesía convocó a la luna misma para conceder un deseo.

La deidad lunar emergió en su glorioso esplendor, y bajo su luz, una negociación se llevó a cabo.

Zephyr tendría la oportunidad de reunirse con Ainea cada vez que la luna alcanzase su cénit, si aceptaba regresar a su deber una vez finalizado el encuentro.

Con las esperanzas renovadas y los corazones aliviados, Elia y Loran regresaron al estanque para darle la grandiosa nueva a la ninfa del agua.

Ainea, al escuchar el final feliz que les esperaba, lloró lágrimas de alegría que se mezclaron con las aguas de su hogar, concediéndoles una eterna bendición de amor y protección.

En los días venideros, su aldea prosperó bajo la mágica influencia del bosque y la luna, y la pareja vivió con la certeza de que el amor verdadero es el vínculo que une a todos los seres.

Los encuentros de Ainea y Zephyr se convirtieron en leyenda, y la melodía de la ninfa se escuchaba cada plenilunio, ya no como un lamento, sino como un himno al reencuentro y la esperanza.

Así, Elia y Loran continuaron su vida juntos, sabiendo que la aventura más profunda y enigmática que jamás podrían emprender sería la de andar juntos por el camino del amor, compartiendo secretos y descubriendo, bajo las sombras de la luna, los misterios de la vida y la magia de la existencia.

Y ahora, querido oyente, mientras la voz que cuenta esta historia se desvanece en un susurro, que el braceo de Morfeo te embargue en un dulce y reconfortante sueño, mecido por los secretos en las sombras de la luna.

Anuncio

Moraleja del cuento «Secretos en las sombras de la luna»

En las historias de amor y misterio, como en la vida misma, el camino puede ser largo y repleto de incertidumbres.

Pero cuando se camina de la mano del amor verdadero, incluso las sombras más enigmáticas pueden revelar secretos luminosos y llevar a finales felices que reconfortan el alma.

Abraham Cuentacuentos.

Lee ahora más cuentos de amor y cuentos para dormir

Anuncio
Anuncio
5/5 - (9 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 439 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada. Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares