Cuento: Sueños de amor entre campos de lavanda en un viaje nocturno para el corazón de ella

Cuento: Sueños de amor entre campos de lavanda en un viaje nocturno para el corazón de ella 1

Sueños de amor entre campos de lavanda en un viaje nocturno para el corazón de ella

En un pequeño pueblo, entre valles que abrazaban atardeceres teñidos de tonos violetas y rosas, había una pareja, Ana y Luis, cuyo amor florecía al ritmo lento del tiempo y las brisas perfumadas de los vastos campos de lavanda.

Luis, con sus manos curtidas por el trabajo en el campo, tenía la ternura de un poeta en sus fuertes brazos, y Ana, de cabellos como la cascada de un río dorado al sol y ojos que reflejaban la calma de un lago, leía el mundo con la curiosidad de una niña.

Una noche de verano, cuando la luna colgaba como una perla en el cielo y las estrellas titilaban prometiendo deseos cumplidos, Luis preparó una sorpresa para Ana.

«Esta noche», susurró al oído de su amada, «te invito a una travesía entre sueños y lavanda.»

Juntos, se embarcaron en un paseo nocturno por los campos que, a esas horas, parecían guardarse secretos entre susurros de viento.

La travesía fue un tapiz de sucesos serenos pero llenos de magia.

Mientras caminaban, una lechuza blanca los sorprendió al deslizarse silenciosamente sobre ellos, guiándolos como un presagio de buena fortuna.

Las sombras danzaban suavemente a su alrededor, contando historias de amor antiguas en un lenguaje solo comprendido por los corazones enamorados.

«¿Crees en los guardianes de la noche?», le preguntó Ana a Luis, con los ojos reflejando el brillo lunar. «Creo», respondió Luis, sonriendo, «en todo aquello que nos mantiene juntos, despiertos y soñando.»

Al llegar a una colina, encontraron un viejo roble cuya presencia imponente parecía guardar el tiempo en su corteza.

Se sentaron, espalda contra espalda, sintiendo sus corazones latir al unísono.

Luis, con voz melodiosa, comenzó a narrar cuentos de valientes caballeros y damas astutas que se encontraban y desencontraban bajo la luz de las estrellas, entrelazándose con leyendas de la tierra que los rodeaba.

La noche se profundizaba, y con ella, los lazos que anudaban a Ana y Luis.

Ella estaba fascinada, perdida en la voz de Luis y en las formas que las nubes, perezosas y copiosas, dibujaban en el cielo nocturno.

«Mira», exclamó Ana señalando hacia el cielo, «esa nube parece un barco navegando hacia el horizonte.»

«Y lleva nuestras historias hacia tierras lejanas», agregó Luis, «donde quizás otros amantes están soñando bajo esta misma luna.»

Cuando las primeras luces del amanecer asomaron tímidas, se escuchó un melodioso canto que parecía venir de todas partes y de ninguna.

Eran los habitantes del aire, los ruiseñores, anunciando el fin de su viaje nocturno y el comienzo de un nuevo día.

Ana, con ojos somnolientos y una sonrisa de gratitud, se acurrucó más cerca de Luis. «Gracias por esta noche de sueños y delicias», murmuro adormecida.

«Cada momento contigo es un sueño que deseo no despertar», dijo Luis mientras le acariciaba el cabello, entrelazando sus dedos con los rizos dorados.

El sueño finalmente reclamó a Ana, quien se dejó mecer en los brazos de Luis, el mejor lugar del mundo según su corazón.

Luis, protector y enamorado, la envolvió suavemente en su abrigo, prometiendo en silencio que cada día a su lado sería una aventura y un cuento por descubrir.

Mientras Ana dormía, el sol ascendía, teñiendo los campos de lavanda con la luz de la esperanza y el renacer.

Los pétalos morados acariciaban los sueños de Ana, infundiéndolos con esencias de pasión eterna y tranquilidad.

Luis, observando el amanecer y sintiendo la cálida presencia de su amada, supo que esos momentos serían eternos en el recuerdo y en las historias futuras que contarían, juntos, a las estrellas.

Así, entre sueños y destellos de aurora, Ana y Luis tejieron una noche más en el tapiz de su amor, un amor trenzado entre susurros de lavanda y cánticos de ruiseñores, bajo el manto protector de la noche que siempre los acogía.

Moraleja del cuento «Sueños de amor entre campos de lavanda»

En el entrelazado de destinos y sueños compartidos, encontramos la verdadera esencia del amor.

Es allí, en los momentos más sencillos, donde el corazón se colma de felicidad y paz.

Este cuento nos recuerda que son los pequeños viajes, las travesías del alma y los gestos amorosos, tejidos como hilos de lavanda en el gran bordado de la vida, lo que le da significado.

Amemos en cada susurro nocturno, en cada amanecer compartido, y en cada sueño entretejido con ternura, pues cada instante juntos es un cuento que merece ser contado.

Abraham Cuentacuentos.

Para seguir leyendo relatos de amor

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 253 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares