Cuento: El vuelo del anhelo y el ascenso hacia un amor celestial

Cuento: El vuelo del anhelo y el ascenso hacia un amor celestial 1

El vuelo del anhelo y el ascenso hacia un amor celestial

En una pequeña aldea incrustada en los pliegues suaves de las colinas, la vida se desplegaba como un tapiz con hilos de sencillez y colores de quietud.

Allí, todo parecía tejerse con la calma de los días repetidos y el ritmo pausado de la naturaleza.

Alma, con su mirada de cielo temprano y cabellos que emulaban noches sin luna, llevaba la tienda de antigüedades que había sido de su abuela.

Sus manos, hábiles como las de los antiguos artesanos, se deslizaban entre porcelanas y libros olvidados, creando melodías apenas perceptibles.

Cada objeto que reposaba en su tienda parecía surgir de una historia de amor eterno; cada uno tenía el sabor de los tiempos que no retornan.

Pero fue en la trastienda, entre el aroma a madera vieja y el susurro de las páginas antiguas, donde Alma halló aquel manuscrito sin nombre que cambiaría su vida para siempre.

Él, Elías, con la serenidad de un mediodía de otoño y el fervor de un declamador de sueños, era un joven botánico que había llegado al pueblo por destino o azar, que en esas rutas del sentir a menudo se confunden.

Su paso por las colinas se suponía efímero, pues buscaba la flor de un mito, un desierto.

Más allá de la sensatez, tan ajeno a lo tangible, Elías perseguía la Dendrobium Almafuerte, una orquídea tan alusiva en su existencia como los suspiros que escapan de labios enamorados.

El encuentro fue casual, como los grandes amores consagrados por las musas.

Alma lo encontró distraído, nariz en ristre, absorto en la esencia de unos jazmines dormidos.

—¿Buscas fragancias entre la historia, forastero? —preguntó Alma, con ese tono de fino humor que le caracterizaba.

Elías la miró y esa primera mirada fue el silencio, la eternidad condensada en un instante. Luego sonrió, con una sonrisa que restaba años al mundo.

—Busco un mito, una leyenda. La flor que no quiere ser encontrada —dijo, y algo en su voz, quizás la inflexión o tal vez la pausa, encogió el corazón de Alma, en un palpitar confuso.

—Mitos y leyendas son el alma de estos objetos que han llegado a mis manos. Acompáñame, y te mostraré algo que tal vez solo en sueños has tocado.

Así, empezaron a verse a diario, entre olor a cera antigua y susurros de historias pasadas.

Y mientras Alma revelaba sus tesoros, Elías contaba de flores y bosques insondables, de lugares donde la tierra parecía respirar y el cielo era solo un telón de fondo para la majestuosidad de la naturaleza.

Día tras día, el anhelo crecía, como semilla en tierra fértil, alimentado por relatos y miradas robadas, por la certeza de dos almas que, sin saber, habían estado entrelazadas por hilos invisibles y fuertes.

Quizá fue la gracia del tiempo o tal vez la astucia del destino lo que los llevó a encontrar en una vieja caja de caoba, perdida entre el polvo y memorias, unas semillas escondidas en un sobre forrado en seda y sueños.

—Son semillas de la Dendrobium Almafuerte —susurró Elías, la voz temblorosa como hoja al viento.

—Creí que era una leyenda —murmuró Alma, con los ojos tan grandes como los atardeceres de verano.

Las semillas, diminutas, eran promesas de vida aguardando en el silencio. Y así, sembraron la orquídea juntos, en el jardín secreto de Alma, allí donde las horas se perdían y se encontraban de nuevo.

Entre cuidados y cantos, vigilias y esperas, el amor floreció, como lo hizo la orquídea mítica. La Dendrobium Almafuerte brotó en su tiempo, sin prisa, con la belleza de lo que se sabe único.

La flor, con sus pétalos de terciopelo y colores pintados por el alba, era la materialización del deseo, la conjunción de dos búsquedas que convergían en el mismo punto de un mapa escrito con el pulso de sus corazones.

Y así las mañanas se encontraron con las tardes, y las estrellas con el sol, en un abrazo que prometía más que eternidad, que trascendía el mismo sentido del tiempo.

Con cada día que pasaba, Alma y Elías se seguían conociendo, reencontrando fragmentos de sí mismos en el otro, en el reflejo que compartían en las hojas de aquella flor prodigiosa.

Elías olvidó los senderos que lo llevarían lejos de las colinas y Alma aprendió del mundo más allá de sus memorias y reliquias. Juntos, entretejieron una vida de momentos sencillos e inolvidables.

Los años se sucedieron como las páginas de un buen libro, donde cada capítulo es una promesa y cada palabra, una caricia.

El jardín de Alma se convirtió no solo en el hogar de una flor mítica, sino también en el santuario de un amor legendario.

Y ese amor, al igual que la Dendrobium Almafuerte, creció libre y salvaje, en las alturas intangibles del deseo inexplorado, alcanzable solo para quienes tienen la valentía de soñar y el coraje de amar con el alma desnuda.

En el pueblo, ya no eran solo Alma y Elías; eran la leyenda viviente de lo que ocurre cuando la pasión y la paciencia se entrelazan para danzar al compás de un susurro compartido.

Y la gente murmuraba, con una pizca de envidia y otra de admiración, sobre el amor que había florecido de una leyenda y la leyenda que continuaba floreciendo del amor.

Moraleja del cuento Vuelo del anhelo: alturas del deseo inexplorado

Y así, cuando el crepúsculo se posa delicado sobre el horizonte y el viento lleva consigo el aroma de las orquídeas, es posible recordar la enseñanza que el vuelo de Alma y Elías nos deja: que el amor verdadero se cultiva en la paciencia y florece en la valentía de dos corazones dispuestos a surcar juntos las alturas del deseo inexplorado.

Abraham Cuentacuentos.

Lee ahora más cuentos de amor

Valora este artículo post

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 419 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares