Cuento: Estrellas fugaces y el sueño de un amor que nunca llegó a brillar 1

Cuento: Estrellas fugaces y el sueño de un amor que nunca llegó a brillar

Estrellas fugaces y el sueño de un amor que nunca llegó a brillar

En un susurro casi imperceptible, como el roce de una hoja que cae, se deslizó el nombre «Amelia» de entre sus labios.

Aquella noche, Matías se encontraba recostado sobre la verde pradera que limitaba con su pequeña aldea, observando un cielo teñido de luto y salpicado por pequeñas luces trémulas.

Las estrellas, esas confidentes eternas de sus noches de ensueño, yacían distantes, tan lejos de su alcance como lo estaba ahora Amelia.

Ella, con sus cabellos de color miel y ojos que reflejaban la profundidad del mar en calma, se había convertido en un evanescente recuerdo.

Durante años, el amor que brotaba de sus corazones se entrelazó con una naturalidad que parecía destinada por los propios dioses.

Amelia y Matías compartieron miradas cómplices, risas liberadoras y promesas susurradas bajo el manto de la noche.

Juntos, construyeron un universo de pequeños placeres: paseos entre los árboles frutales, charlas en las que sus almas danzaban libres y sueños de un futuro compartido.

Pero el destino, caprichoso en su esencia, comenzó a tejer una tela de desencuentros.

Amelia, cuyos anhelos de explorar nuevos horizontes se habían avivado con la llegada de la primavera, empezó a sentir el peso de una vida que parecía demasiado pequeña para albergar sus sueños.

Matías, por su parte, amaba la sencillez de su existencia y la certeza de una vida que se desplegaba sin sobresaltos frente a sus ojos.

Las conversaciones, que antes fluían como regatos de aguas claras, ahora chocaban como olas furiosas, y cada palabra era un adiós en susurro.

El amor, ese sentimiento que los había envuelto en su cálido abrazo, comenzó a crujir bajo el peso del desencuentro.

Matías, con su espíritu sosegado y su temor a los cambios bruscos, se encontraba aturdido ante la transformación de Amelia, quien, como mariposa que emerge de su crisálida, ansía descubrir el mundo más allá del jardín.

Una tarde, en la que el sol descendía cediendo su lugar a la penumbra creciente, Amelia se sentó frente a Matías, y con una voz temblorosa que apenas lograba disimular la tormenta en su interior, le reveló la decisión que había estado anidando en su pecho:

«Matías, mi amor por ti no ha menguado, pero mi espíritu se desborda y me urge vivirlo en su plenitud. Mañana partiré hacia la ciudad. Es una decisión que he tomado no solo con la mente, sino con cada fibra de mi ser. Espero que algún día puedas comprenderlo».

El silencio se adueñó del espacio entre ellos, un abismo invisible que de repente parecía insondable.

Matías, con un gesto de asombro aún pintado en su rostro, intentó encontrar las palabras adecuadas, pero estas se disolvían en la densa atmósfera de finalidad que se cernía sobre ellos.

A través de sus ojos, Amelia podía ver la confusión, el miedo a lo desconocido y, lo más doloroso de todo, el amor inquebrantable que aún latía por ella.

Los días siguientes transcurrieron como un lento desangrar del tiempo. Los vecinos de la aldea, testigos mudos de aquella historia de amor, observaban con una mezcla de tristeza y comprensión la inevitable despedida.

La partida de Amelia se convirtió en una despedida agridulce; un cúmulo de buenos deseos y abrazos que escondían las lágrimas de aquellos que sabían que la vida, como el río que pasa, no conoce de retornos.

La ausencia de Amelia se hizo sentir como una noche sin estrellas.

Matías, con su corazón herido pero no vencido, comenzó un camino de reencuentro consigo mismo.

Los días se sucedían entre el trabajo en las tierras y largas noches en las que se permitía recordar los momentos compartidos.

La melancolía era su compañera fiel, pero poco a poco fue abriendo paso a la aceptación.

Amelia, en la vorágine de la ciudad, encontró desafíos y oportunidades que llenaban su espíritu aventurero.

Sus cartas, que al principio viajaban constantemente de vuelta a la aldea, con el tiempo se espaciaron, y las noticias sobre sus logros llegaban cada vez con menos frecuencia, pero cada letra destilaba logro y felicidad.

Los años pasaron, y con ellos las estaciones pintaron la aldea de mil colores.

Matías, ahora con algunas canas adornando su cabello oscuro, había aprendido a vivir con el recuerdo de Amelia como una parte más del paisaje de su vida.

Se permitía sonreír al evocar su sonrisa y ya no sentía el dolor punzante en su pecho.

Un día, en el mercado de primavera que traía a la aldea el bullicio y la alegría, un rostro conocido entre la multitud hizo que el tiempo se detuviera para Matías.

Amelia, con los años marcando su belleza de manera distinta pero igualmente cautivadora, se encontraba allí, como una visión de un pasado lejano.

Se acercaron uno al otro con la cautela de quien no sabe si está ante un sueño o la realidad.

Fue ella quien rompió el silencio:

«Nunca dejé de pensar en la aldea, en ti. El mundo me ha dado mucho, pero también me ha enseñado el valor de los orígenes. Necesitaba verte, saber que estás bien».

La conversación que siguió fue un manantial que sanó viejas heridas.

Descubrieron, con esa sabiduría que solo otorgan los años, que su amor no había fracasado, sino que simplemente había evolucionado hacia algo más sereno, más maduro.

Compartieron anécdotas de sus vidas separadas, y rieron juntos, liberando cualquier vestigio de amargura.

Cuando la tarde dio paso a la noche y las estrellas comenzaron a titilar con timidez, Amelia se disponía a retornar a su nuevo hogar en la ciudad.

Esta vez, su despedida fue dulce, marcada no por el dolor de la separación, sino por la gratitud de un reencuentro que les permitió cerrar el círculo.

Matías, sintiendo una paz profunda, se despidió de ella con un «Hasta siempre, querida Amelia. Dondequiera que estés, las estrellas nos unirán en algún lugar del cielo».

Los años que les quedaban transcurrieron de manera distinta, cada uno forjando su camino individual, pero siempre bajo ese cielo compartido.

Las estrellas fugaces de aquella relación, un amor que parecía destinado al olvido, en realidad nunca dejaron de brillar; simplemente habían encontrado una nueva forma de iluminar sus vidas.

Moraleja del cuento Estrellas fugaces: el sueño de un amor que nunca llegó a brillar

A veces, los amores que parecen apagarse como estrellas en la noche no desaparecen, simplemente se transforman en luz de guía para nuestros caminos solitarios.

No es en la eternidad de los momentos compartidos, sino en la serenidad con la que aceptamos su evolución, donde descubrimos la verdadera naturaleza del amor.

Abraham Cuentacuentos.

Descubre más historias de amor

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 113 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares