Cuento: La princesa que descubrió un mundo oculto bajo su castillo

Cuento: La princesa que descubrió un mundo oculto bajo su castillo 1

La princesa que descubrió un mundo oculto bajo su castillo

En el reino de Azurita, dominado por torres esbeltas y campos infinitos de flores, vivía una princesa tan curiosa como valiente, cuyo nombre era Ariadna.

Su pelo castaño ondeaba al ritmo del viento primaveral, y sus ojos, espejos de un lago sereno, ocultaban un mar de preguntas incesantes.

No era una princesa común; despreciaba los bailes y los vestidos pomposos, y prefería perderse en los libros de ciencias y las leyendas de antiguos tesoros escondidos.

Una tarde, mientras el sol pintaba colores cálidos en el firmamento, Ariadna descubrió una habitación secreta detrás de la biblioteca del castillo.

El corazón le vibraba de emoción mientras apartaba los pesados volúmenes que revelaron una pequeña puerta de roble.

Era tan baja y estrecha que tuvo que gatear para atravesarla y, al hacerlo, se encontró en un pasaje oscuro que descendía en espiral hacia las profundidades de la tierra.

La curiosidad venció el temor y, con una antorcha arrancada de las paredes del pasaje, Ariadna comenzó su descenso.

La escalera parecía interminable, y a cada tramo percibía cómo el aire se tornaba más frío y húmedo.

Finalmente, después de lo que pareció horas, llegó al fondo donde una explanada se extendía ante sus ojos.

Ardían antorchas en las paredes, iluminando un mundo subterráneo donde casas diminutas, campos de hongos y cristales multicolores brotaban del suelo.

«¿Quién osa perturbar la paz de nuestro reino oculto?» resonó una voz poderosa y reverberante.

Ariadna giró sobre sus talones para enfrentarse a un caballero en armadura de plata, cuyo rostro estaba oculto tras un yelmo adornado con joyas.

«Soy Ariadna, princesa de Azurita,» respondió con firmeza. «No es mi intención perturbar, sino descubrir.»

La tensión se disipó y el caballero levantó su visera, revelando una sonrisa cálida. «Os doy la bienvenida. Soy Sir Cedric, protector del Reinado Subterráneo. Es nuestro deber permanecer invisibles para el mundo superior, pero vuestra valentía merece ser recompensada. Os invito a conocer nuestro hogar.»

Fascinada, Ariadna aceptó la invitación y juntos recorrieron calles empedradas y plazas donde criaturas maravillosas convivían en armonía.

Los habitantes del mundo subterráneo, pese a sus iniciales reservas, acogieron a la princesa con hospitalidad y le mostraron sus costumbres y su sabiduría ancestral.

«Temo que si mi gente descubre su existencia, querrán explorar y tal vez perturbar vuestra paz,» confesó Ariadna a Cedric mientras presenciaban el vuelo sincronizado de los murciélagos luminosos.

«Por la misma razón, vuestro mundo debe seguir siendo una leyenda para nosotros,» replicó Cedric con una sonrisa comprensiva. «Debemos proteger nuestras formas de vida, pero el conocimiento que poseéis puede ser compartido. ¿Cuál es vuestro mayor deseo, princesa?»

Ariadna consideró la pregunta durante un largo momento. Luego, con determinación, pronunció su deseo. «Quiero entender la naturaleza y usar ese conocimiento para ayudar a ambos mundos sin revelar vuestra existencia.»

Sir Cedric asintió con aprobación. «Entonces será como pedís. Concederé sabiduría para el bienestar de vuestro pueblo y el nuestro. Pero recordad, la curiosidad debe caminar de la mano con la responsabilidad.»

En las semanas siguientes, Ariadna aprendió de las propiedades curativas de los hongos gigantes, de los minerales que purificaban las aguas y de métodos agrícolas revolucionarios.

Pero el tiempo apremiaba, y el destino de ambos mundos dependía de la discreción de la princesa.

Antes de partir, Cedric le entregó un anillo de ópalo que brillaba con todas las tonalidades imaginables. «Usadlo en recuerdo de nuestro lazo y en señal de la amistad entre nuestros pueblos,» dijo con solemnidad.

Ariadna emergió del pasaje secreto con una luz renovada en su mirada.

De vuelta en su mundo, aplicó discretamente el conocimiento adquirido, impulsando una era de bienestar sin precedentes en Azurita.

Las cosechas eran más abundantes, las enfermedades disminuían y las aguas fluían puras y cristalinas.

La sabiduría parecía brotar mágicamente de la joven princesa, y su pueblo comenzó a reverenciarla no solo como su futura reina, sino como una sabia y benevolente guardiana.

Ariadna, a su vez, nunca habló del mundo que yacía bajo sus pies, manteniendo su promesa, pero siempre llevaba consigo el anillo de ópalo, símbolo del misterio que había jurado proteger.

Un día, mientras paseaba por los jardines del castillo, un joven aprendiz de alquimista, que había notado el cambio en la naturaleza, se le acercó.

«Princesa Ariadna,» dijo con reverencia, «vuestra sabiduría ha traído equilibrio y prosperidad. ¿Cuál es el origen de vuestros descubrimientos?»

Ariadna simplemente sonrió y levantó la vista hacia las estrellas. «En lo más profundo de nuestro ser y de la tierra, existen secretos que deben permanecer sin revelar. Pero la armonía nace cuando respetamos los misterios y trabajamos juntos, con nobleza y amor por la vida.»

El aprendiz asintió, entendiendo la sutileza de sus palabras. La princesa había hablado menos de un secreto concreto y más de una filosofía de vida. Los dos continuaron su caminar por los jardines, conversando sobre el flujo de la naturaleza y el respeto por sus ritmos y secretos.

Los años pasaron, y la leyenda de la princesa que conocía los secretos de la tierra creció.

Nadie sabía de sus viajes al mundo subterráneo, pero su sabiduría parecía un tesoro sin fin, uno que ella utilizaba con generosidad y discreción, sembrando felicidad en su reinado y más allá.

Ariadna vivió muchos años, siempre observando el equilibrio entre los mundos.

Cuando llegó el tiempo de su partida, su legado se mantuvo vivo, no solo en los campos verdes y las aguas limpias, sino en el corazón de cada habitante que compartía las lecciones de la princesa sabia y viajera.

En su lecho, la anciana Ariadna sostuvo el anillo de ópalo, su superficie aún proyectaba destellos de todos los colores posibles.

«Gracias,» susurró antes de que sus ojos se cerraran por última vez.

Cedric, a quien se le había permitido subir para despedirse de su antigua amiga, asintió en silencio. «Has sido la guardiana entre dos mundos,» le dijo. «Y más que eso, nuestra eterna amiga.»

El mundo subterráneo mantuvo su existencia secreta, y aunque algunos hablaron del legendario ‘anillo de la princesa’, nunca se divulgaron los verdaderos lazos entre el reino subterráneo y Azurita.

Así, Ariadna pasó a la historia como la protectora de los secretos de la vida, y su historia continuó inspirando a generaciones futuras.

Niños y niñas escuchaban con los ojos muy abiertos las historias de la princesa Ariadna, soñando con descubrir sus propios mundos ocultos y secretos esenciales.

En la memoria colectiva del reino, siempre perduraría la imagen de la princesa inteligente y curiosa, brazo en brazo con el caballero de armadura reluciente. Y aunque su figura se desvanecía con el paso de los años, su espíritu de exploración, sabiduría y respeto por lo desconocido, se mantuvo más vivo que nunca.

Cada año, en la fecha en que Ariadna descubrió el pasaje secreto, se celebraba una fiesta en Azurita.

Era día de ciencia y de magia, de respeto a la naturaleza y de recuerdo a aquellos que, como la princesa, habían sabido ver más allá de la superficie.

Ese día no era solo un homenaje a Ariadna, sino un recordatorio de que, a veces, los mayores tesoros no son aquellos que se ven a simple vista, sino los que residen en la profundidad de nuestro mundo y en la riqueza de nuestro interior.

Moraleja de «La princesa que descubrió un mundo oculto bajo su castillo»

En la búsqueda de la sabiduría, no olvidemos que el conocimiento más valioso es aquel que se maneja con responsabilidad y discreción.

La verdadera sabiduría reside en aprender no solo para uno mismo sino para el bien común, y en entender que algunos secretos están hechos para proteger y no para ser revelados.

La historia de la princesa Ariadna nos enseña que la curiosidad, al unirse con la prudencia y el respeto por los misterios de la vida, tiene el poder de generar armonía y prosperidad para todos.

Abraham Cuentacuentos.

Relatos infantiles para leer ahora

5/5 - (1 voto)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 413 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares