Cuento: Tito, el gato protector de los pollitos

Dibujo de un gato cuidando a unos pollitos,

Tito, el gato protector de los pollitos

Había una vez un gato llamado Tito, que vivía en una granja en medio del campo.

Tito era un gato especial, pues no se dedicaba a cazar ratones ni perseguir pájaros como otros gatos.

En cambio, Tito se dedicaba a cuidar a un grupo de pollitos que vivían en la granja.

Tito tenía un don especial para cuidar a los pollitos.

Los protegía de las inclemencias del tiempo y los defendía de los peligros que acechaban en el campo.

Tito era como un padre para los pollitos, siempre atento y dispuesto a ayudarles en todo lo que necesitaran.

Los demás animales de la granja se sorprendían al ver a Tito rodeado de pollitos, pues nunca habían visto algo así.

Los cerdos gruñones, las vacas lecheras y los caballos trotadores miraban con asombro al gato protector de los pollitos.

Pero Tito no se preocupaba por las miradas de los demás animales, pues sabía que su labor era importante y necesaria para el bienestar de los pollitos.

Una tarde de verano, mientras los pollitos jugaban en el campo, un zorro astuto apareció de repente.

El zorro buscaba una cena fácil y sabía que los pollitos eran una presa perfecta. Pero Tito estaba alerta y se dio cuenta del peligro enseguida.

Corrió hacia los pollitos y los reunió a su alrededor, formando un círculo de protección.

El zorro intentó acercarse, pero Tito le plantó cara valientemente. Maulló y gruñó, mostrando sus afiladas garras y sus dientes afilados.

El zorro se asustó y retrocedió, y Tito aprovechó la oportunidad para poner a salvo a los pollitos.

Los recogió con cuidado en su boca y los llevó hasta el gallinero, donde estarían a salvo.

Los demás animales de la granja se quedaron admirados ante la valentía de Tito.

Nunca habían visto a un gato tan valiente y decidido.

A partir de ese día, Tito se convirtió en el héroe de la granja, y los pollitos lo adoraban aún más si cabe.

Desde entonces, Tito siguió cuidando de los pollitos con la misma dedicación y cariño que siempre.

Y los demás animales aprendieron a respetar y valorar su labor.

Porque Tito era un gato especial, un gato protector de los pollitos, un gato que demostró que el amor y la valentía no tienen límites.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

La moraleja de esta historia es que el amor y la dedicación pueden llevarnos a hacer cosas extraordinarias por aquellos a quienes amamos.

Tito, el gato protagonista, demostró que, aunque su instinto depredador lo llevaba a cazar, su amor y compromiso por cuidar a los pollitos lo convirtieron en un héroe en la granja.

Este cuento nos recuerda que siempre debemos seguir nuestros instintos más nobles y que podemos hacer una gran diferencia en la vida de los demás con nuestra dedicación y amor.

Abraham Cuentacuentos.

Mira más cuentos infantiles ahora

5/5 - (3 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 253 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

Publicaciones Similares