Cuento: Lágrimas en la lluvia y el susurro silencioso de un amor no olvidado

Dibujo de una pareja paseando para el cuento: Lágrimas en la lluvia y el susurro silencioso de un amor no olvidado.

Lágrimas en la lluvia y el susurro silencioso de un amor no olvidado

En un pequeño pueblo cuyas calles adoquinadas resuenan con los destellos del crepúsculo vespertino, vivía Adrián, un relojero cuya paciencia y meticulosidad se reflejaban en cada movimiento de sus manos.

El sonido del tic-tac en su taller era un suave latido que marcaba el pulso de los días en su vida tranquila y solitaria.

Su vida siguió así, inalterada, hasta que un día de primavera, la brisa trajo consigo un perfume diferente, una fragancia de rosas frescas que precedió la llegada de Valeria.

Con su cabello ondeando como terciopelo al sol y sus ojos permeados por la melancolía de mil despedidas, entró en la tienda de Adrián buscando reparar un antiguo reloj de bolsillo.

El tiempo, que hasta ese entonces había sido un fiel aliado de Adrián, comenzó a transcurrir con una cadencia diferente.

Los encuentros casuales entre Valeria y él se hicieron cada vez más habituales, y en cada uno de esos momentos, sus corazones se encontraban un poco más.

—La historia de este reloj es tan compleja y hermosa como la vida misma —dijo ella una tarde, mientras miraban las intrincadas piezas mecánicas.

—Toda pieza tiene su lugar y su razón de ser, incluso cuando el mecanismo completo parece detenerse —respondió Adrián, sin saber que esas palabras resonarían en la historia que estaban comenzando a escribir.

Y así, entre engranajes y manecillas, los dos compartieron risas, confidencias y miradas que iban más allá de las palabras.

Pero el cielo no siempre está despejado, y con el tiempo, las nubes del temor y el pasado oscurecieron la claridad de esos momentos felices.

Valeria guardaba un secreto, una marca indeleble de un viejo amor que se negaba a ser arrastrado por el río del tiempo. Esa tarde cuando la lluvia golpeaba los cristales de la relojería, ella decidió revelarlo.

—Adrián, mi corazón aún guarda un capítulo pendiente, una historia que no he podido cerrar —articuló Valeria, con la voz temblorosa pero clara.

—Entiendo que el pasado a veces teje lazos que son difíciles de deshacer. Pero el presente es el lienzo donde podemos pintar un nuevo amanecer —susurró Adrián, mientras su mano temblaba al ajustar un muelle.

A pesar del dolor y la incertidumbre que aquellas palabras le generaron, Adrián comprendió que los sentimientos, al igual que las piezas de un reloj, requieren ser colocados con atención y cuidado para que el diseño final sea funcional.

Los días siguieron su curso, y aunque cada encuentro se teñía de sinceridad y afecto, también estaba salpicado por el lamento de lo que no podía ser.

La lucha interna de Valeria se hacía palpable con cada “hasta luego” que latía como una despedida.

El tiempo, ese ente que todo lo ve y todo lo siente, avanzaba y el lazo entre ellos se tensaba.

Fue entonces cuando el viento del otoño sopló fuerte, y con él se llevó las hojas de los árboles y la esperanza de un amor florecido en primavera.

—Es momento de tomar caminos separados —habló Valeria una día, con lágrimas en los ojos pero con una decisión firme.

—Si esa es tu elección, la respeto y siempre estaré agradecido por el tiempo compartido —replicó Adrián, al tiempo que le entregaba el reloj de bolsillo ahora en perfecto estado, como un símbolo de lo que pudo ser y lo que fue.

El adiós fue un eco sordo en las paredes del taller y en los corazones de ambos.

Sin rencores, solo con la dulzura y la tristeza de reconocer que el amor tiene distintas formas y puede transformarse, pero nunca desaparece del todo.

Los años pasaron, y aunque Adrián continuó dedicado a su oficio, llevando consigo siempre la memoria de Valeria, aprendió que los momentos compartidos eran tesoros invaluables que merecían ser atesorados y no lamentados.

El destino, caprichoso como es, en su telar tejió una nueva oportunidad para Adrián.

Clara, una joven con una sonrisa que iluminaba hasta el rincón más oscuro del corazón, llegó de improviso a su vida, esta vez para quedarse.

Por su parte, Valeria encontró la paz para cerrar las páginas de su capítulo inconcluso.

La liberación de aquel pasado le permitió escribir nuevas historias, y aunque distintas, llenas de aprendizajes y luz propia.

Las lágrimas en la lluvia se evaporaron, pero las lecciones permanecieron.

Adrián y Valeria, en caminos separados, encontraron el brillo de la felicidad en otros ojos y en otros abrazos.

Moraleja de «Lágrimas en la lluvia y el susurro silencioso de un amor no olvidado»

A veces, el amor no conduce a un final compartido, pero en su viaje teje la fortaleza de nuestras almas.

Cada despedida lleva implícita el rumor de un nuevo comienzo y el eco silente de las lecciones aprendidas.

Abrazar la vida con sus cicatrices y sonrisas es el primer paso hacia nuevos amaneceres, llenos de esperanza y nuevos amores.

Abraham Cuentacuentos.

Lee ahora otros cuentos de amor

5/5 - (5 votos)

¿Te apuntas GRATIS al Club del Cuentacuentos?

Únete a otros 404 lectores, y empieza esta semana a recibir tus cuentos ORIGINALES gratis.

Cada semana, te comparto cuentos nuevos en tu bandeja de entrada.

Historias que te transportarán a mundos mágicos, aventuras emocionantes y viajes inolvidables, todo desde la comodidad de tu hogar.

¡Recuerda que nunca te enviaré spam! Echa un vistazo a la política de privacidad para más información.

Responsable: Abraham Velázquez Moraira. Propósito: Solo para enviarte mi newsletter y poder responder tus email. Derechos: Tienes derecho, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos. Destinatarios: Tus datos los guardaré en mi propio servidor dentro de la U.E., gracias al servicio de MailPoet.

📖 Aquí tienes mucho más para disfrutar de los cuentos ⬇️ Cuento: La leyenda de la Constelación del Amor y los enamorados eternos Cuento: La leyenda de la Constelación del Amor y los enamorados eternos Cuento: El tesoro del amor eterno en Valledulce Cuento: El tesoro del amor eterno en Valledulce Cuento: El latido del tiempo entre encuentros y desencuentros Cuento: El latido del tiempo entre encuentros y desencuentros Cuento: Encuentros y desencuentros en una aventura intemporal Cuento: Encuentros y desencuentros en una aventura intemporal Cuento: Tejiendo destinos entrelazados en una travesía de amor inquebrantable Cuento: Tejiendo destinos entrelazados en una travesía de amor inquebrantable Cuento: La melodía del viento y las armonías del amor verdadero Cuento: La melodía del viento y las armonías del amor verdaderoCuentor: El refugio de la memoria y esbozos de una nostalgia silenciosaCuentor: El refugio de la memoria y esbozos de una nostalgia silenciosa Cuento: Bajo la luna de París y los encuentros románticos en la ciudad de la luz Cuento: Bajo la luna de París y los encuentros románticos en la ciudad de la luzCuento: El vino, la rosa y los buenos sabores del amor maduroCuento: El vino, la rosa y los buenos sabores del amor maduroCuento: La última carta que desveló sentimientos profundosCuento: La última carta que desveló sentimientos profundosCuento: Cuando el camino del amor separó a Elisa y Leo durante su viaje en el tiempoCuento: Cuando el camino del amor separó a Elisa y Leo durante su viaje en el tiempo Cuento: Cuando las promesas se desvanecen en el viento por un amor perdido en el tiempo Cuento: Cuando las promesas se desvanecen en el viento por un amor perdido en el tiempo Cuento: El eco de un corazón roto en las calles vacías de París Cuento: El eco de un corazón roto en las calles vacías de París Cuento: Bajo la sombra del sauce llorón y las cartas no enviadas a un amor olvidado Cuento: Bajo la sombra del sauce llorón y las cartas no enviadas a un amor olvidado Cuento: Estrellas fugaces y el sueño de un amor que nunca llegó a brillar Cuento: Estrellas fugaces y el sueño de un amor que nunca llegó a brillarCuento: La última danza bajo la luz de la luna y un adiós a un amor que nunca fue nuestroCuento: La última danza bajo la luz de la luna y un adiós a un amor que nunca fue nuestroCuento: Fragmentos de un corazón y recuerdos de un amor perdido en el marCuento: Fragmentos de un corazón y recuerdos de un amor perdido en el marCuento: Hojas caídas en otoño y el silencioso adiós de un amor marchitoCuento: Hojas caídas en otoño y el silencioso adiós de un amor marchitoCuento: Un bolero para corazones solitarios y la melodía de un amor no correspondidoCuento: Un bolero para corazones solitarios y la melodía de un amor no correspondido Cuento: La estación del adiós y las despedidas en el andén de un amor partido Cuento: La estación del adiós y las despedidas en el andén de un amor partido

Publicaciones Similares